sábado, 23 de octubre de 2010

Un humanista en la trinchera

El escritor soviético Vasili Grossman cubrió la guerra contra la Alemania nazi sin esconder las víctimas de ningún bando

Stalin quiso ocultar el genocidio judío perpetrado por Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. Paradójicamente, en los juicios de Núremberg, una de las pruebas utilizadas para demostrar el exterminio fue una crónica del diario oficial del ejército soviético. La escribió Vasili Grossman, un novelista que el azar convirtió en periodista durante la guerra contra el nazismo.

Nacido en 1902 en el seno de la élite judía de Berdichev (Ucrania), una de las mayores poblaciones judías de toda Europa central, estudió química en la Universidad de Moscú y trabajó después como ingeniero de minas. Sin embargo, en la universidad se le despertó el interés por la literatura y publicó algunas obras con buena recepción. No simpatizaba con el estalinismo, pero creía en los ideales comunistas.

Retrato de Vasili Grossman
Retrato de Vasili Grossman. Fuente: grossmanweb.eu



Cuando Hitler invadió la URSS en 1941, Grossman acudió de inmediato a presentarse voluntario para ir al frente. Fue rechazado. Tenía sobrepeso, llevaba gafas y caminaba ayudándose de un bastón. Decepcionado, buscó alternativas. El director del Estrella Roja, el diario oficial del ejército –con más difusión que el Izvestia, oficial del Gobierno-, había leído una novela de Grossman, Stepan Kolchugin, sobre un minero convertido a revolucionario. A pesar de que Grossman no tenía el carnet del partido ni experiencia en el frente, el director mandó contratarle. En opinión de éste, Grossman “conoce el alma de la gente”. Se convirtió en un reportero de referencia. A diferencia del resto, estaba en primera línea y entrevistaba a personas de toda clase y condición. Por sus cualidades humanas –su gran honestidad-, tenía facilidad para ganarse la confianza y el respeto de la gente. Por no intimidar, realizaba sus entrevistas sin tomar notas. Después transcribía de memoria.


Vasili Grossman hablando con los alemanes cuyas casas han sido destruidas, 28 de abril de 1945. Fuente: Beevor, Antony. Un escritor en guerra


Cuando los nazis llegaron a Stalingrado en 1943, Grossman estuvo en la ciudad más tiempo que ningún otro corresponsal. Desde fuera se leían sus crónicas. Sin embargo, su estilo de redacción recargado resultaba poco útil para que los periodistas extranjeros pudieran seguir la batalla. Después se dirigió hacia Ucrania, donde los nazis ya se habían retirado. Descubrió entonces las muertes de numerosos judíos. Publicó los primeros artículos aparecidos en cualquier lengua sobre la Shoah. En su ciudad natal, Berdichev, toda la población judía había sido asesinada. También su madre. Grossman visitó Treblinka y reconstruyó el funcionamiento de un campo de exterminio a partir de testimonios. El artículo El infierno de Treblinka es el primero que aparece en el mundo sobre los campos nazis y después sería una prueba en los juicios de Núremberg. Un libro que escribe con otro autor sobre la masacre de judíos soviéticos fue censurado en la URSS. Cuando llega a Berlín en 1945, Grossman denunció los crímenes del Ejército Rojo y, especialmente, la violación de mujeres.

Finalizada la guerra, Grossman escribe Vida y destino. Considerada una de las grandes novelas de la literatura rusa, es un retrato crítico de la vida bajo el estalinismo. Después Todo fluye, aún más crítica que la anterior. Ambas novelas fueron censuradas y no se publicaron en Rusia hasta 1988. Grossman murió en 1964.


Bibliografía:
- Beevor, Antony. Traducción de Juanmari Madariaga. Un escritor en guerra: Vasili Grossman en el Ejército Rojo, 1941-1945. Editorial Crítica, Barcelona (2006).
- Knightley, Philip. Traducción de José Manuel Álvarez Flórez. Corresponsales de Guerra. Editorial Euros, Barcelona (1976)
Internet:
- Keith Gessen. Under siege. The New Yorker; 6 de marzo del 2006.
- Robert Chandler. Traducción de Ramón González Férriz. Vasili Grossman: En nombre de los que yacen en la tierra. Letras libres; febrero 2007.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 

Cargando...