Fotoperiodismo y realidad virtual

Creo que actores y periodistas tenemos mucho en común. Un buen actor es aquel con una gran capacidad de transmitir información en forma de emociones. Y un buen periodista es aquél que es bueno transmitiendo información, con datos principalmente pero también emociones.  Uno utiliza su cuerpo, el otro un ordenador.

Un periodista no es sólo alguien de escribir bien un texto. Es algo más. Y eso explica que periódicos y revistas hayan hecho grandes inversiones en por ejemplo las técnicas para imprmir fotografías. Desde los grabados, pasando por la fotografía en blanco y negro hasta el color.

Grabado en 'La Ilustración Española y Americana", en su primer número en 1870
Grabado en ‘La Ilustración Española y Americana”, en su primer número en 1870

En la era de la web, seguimos anclados en foto y vídeo

Eso era el papel. Y de repente llegamos a la web, un contexto donde todo es posible, pero todavía seguimos en la fotografía en color. ¿Qué está pasando? Es mucho más barato desarrollar unas líneas de código o instalar una app en el móvil de un periodista que cambiar toda la rotativa de un diario. Pero a pesar de ello, no ha habido cambios significativos que ayuden a la hora de transmitir sentimientos o emociones con información, como lo era la fotografía.

Los cambios más novedosos que recuerdo en las ediciones digitales de los diarios han sido el uso del vídeo y la creación de plantillas adaptadas para las pantallas pequeñas de los dispositivos móviles.

El uso del vídeo hasta el momento resulta muy pobre. Los reproductores que utilizan los diarios son horrorosos en cuanto a usabilidad, plagados de molesta publicidad. Y, lo que es peor, en muchos casos tienen escasa relación con el contenido de la noticia. A pesar de que, por ejemplo, los estándares de la web ya permitan hacer que el vídeo sea interactivo o se vincule con texto.

Ejemplo de vídeo con un anuncio
Ejemplo de vídeo con un anuncio

Se ha prestado también una gran atención al tema de infografías y gráficos interactivos. Yo mismo le he dedicado tiempo, también creyendo que por ahí andaba el futuro. Pero el gran problema con los datos no es su visualización ni su interactividad. En muchos casos un simple gráfico de barras es suficientemente explicativo. El problema es hacer más uso de ellos y, sobre todo, aprovechar y sacar más conclusiones del oceano de datos disponibles en la red.

La foto como formato

Volvamos a la foto. La foto es poderosa. Es simple y limpia como formato. Y es capaz de sintetizar en un instante lo que en mil segundos de lectura nunca quizás llegaríamos a captar.

Pero la foto tiene sus límites. Es fácil darse cuenta cuando es uno el que toma la foto. La realidad es esférica, es inmensa, cambiante. Y una foto es muchas veces un simple recuadro que sufre problemas de iluminación y que a veces ignora detalles de contexto fundamentales. Es más que el texto, pero todavía hay algo más después de la foto.

Por suerte vivimos en la era de internet. En la era de la realidad virtual y de Google Street View. Todo es posible, sólo hay que encontrar los estándares adecuados para que los nuevos formatos puedan transmitirse.

¿Realidad virtual?

Ahora mismo no creo completamente en la realidad virtual dentro del periodismo. Que no se me malinterprete. Es una tecnología que me parece alucinante. Y si no la has probado aún, te animo a que te compres ahora mismo unas gafas de cartón por 10 euros. Es algo que no olvidarás.

Simplemente, creo que el consumo cotidiano de información no casa bien con la realidad virtual. Por lo menos, no con contenidos puramente de realidad virtual. Tener que ponerse un trasto gigante en la cara para poder conocer una noticia es incluso más molesto que tener que ver 30 segundos de publicidad para reproducir un vídeo insípido.

De todas formas, son muy loables los esfuerzos de VR de medios como el New York Time y el estudio Vrse. Recomiendo por ejemplo este pequeño documental sobre la historia de la música en Cuba.

También son interesantes las pruebas que han hecho la BBC y otros medios, que pueden verse directamente en YouTube. Y fuera de la comunicación,  estoy ansioso por probar el nuevo kit de realidad virtual para PlayStation. Y si quieres viajar, Google Street View es impresionante con unas gafas VR.

Pero hay un problema: las gafas, el gesto de ponérselas. Son un incordio y no siempre nos va a apetecer usarlas cuando simplemente estamos leyendo una noticia. De hecho, es probable que ni las tengamos a mano. La realidad virtual es buena para un un uso en un momento específico, pero es difícil de mezclar con un uso esporádico y rápido de consumo de información.

Fotografía en 360º

Yo creo que las cosas más sencillas son a menudo las más poderosas. Por eso la foto es tan impactante. Pero vayamos más allá manteniendo esa simplicidad. En vez de incluir un recuadro, incluyamos toda una panorámica. O toda una esfera de fotos donde pueda verse todo el contexto de un instante.

Hablo de las fotos esféricas o las fotos en 360 grados. Son de hecho la esencia de la realidad virtual. Podemos mantener la simplicidad de la instantánea si el lector no quiere ir más allá, dejando el encuadre importante por defecto. Pero damos la opción de profundizar y ver cuál es el contexto de ese momento si el lector lo desea.

Creo que las fotos esféricas son algo a incluir ya en los diarios. Ya existen, sólo hay que descargarse una app para hacer fotos esféricas con cualquier smartphone. Aunque, en la práctica, resulta mucho más sencillo usar una cámara esférica, como la Theta S de Ricoh.

Cámara Ricoh Theta S de 360 grados
Cámara Ricoh Theta S de 360 grados

Podemos desarrollar un poco más la idea anterior y poner esa foto en movimiento. El mismo principio puede aplicarse al vídeo. Los vídeos en 360 grados ya existen y podemos encontrar multitud de ellos en YouTube. Es un vídeo normal. Pero si lo vemos desde un móvil y movemos el teléfono, podremos ver qué hay alrededor.

De hecho, aquí estamos muy cerca de cruzar la frontera de la realidad virtual. Ya que esos vídeos esféricos muchas veces pueden verse con unas gafas de realidad virtual sólo activando una opción.

Es decir, hemos empezado en una foto simple, que puede complementarse con el contexto de una foto esférica. Esa foto esférica podemos ponerla en movimiento, lo que la convierte en un vídeo esférico. Y si tenemos unas gafas de realidad virtual a mano, podemos a su vez hacer que ese vídeo sea realidad virtual. Al final, la opción de cómo interactuar estará en el lector. Si no tiene tiempo o ganas, puede simplemente visualizarse la fotografía de siempre.

Por cierto, en la lógica anterior, si olvidamos el aspecto esférico, ¿el paso de la foto al vídeo sería una Live Photo de Apple? ¡Ya existe! ¿Por qué no hacer uso de ello también?

Renovar la rotativa de la web

¿Pero no renegaba antes de la realidad virtual? En realidad, no creo que los diarios deban dedicarse a crear contenidos únicamente para realidad virtual. Deben mantener la base de la inmediatez que caracteriza al periodismo. Algo que entra en conflicto con obligar a hacer uso de unas gafas. Pero al mismo tiempo deben permitir profundizar. Por lo que yo propongo utilizar formatos duales. Que en una primera capa sigan siendo fotos pero que a su vez puedan completarse con más capas de realidad según la preferencia del lector.

Quizás algún periodista o fotoperiodista estará pensando que su trabajo se complicará enormemente. Pero una cámara de realidad virtual no deja de ser una cámara normal con un encuadre esférico. Al final el periodista seguirá teniendo que pulsar un botón de grabar en el momento adecuado.

El reto es principalmente tecnológico. Encontrar la manera de integrar el vídeo o la foto esférica en la web. Pero los ejemplos de arriban demuestran que sólo es cuestión de ponerse a ello. Después de todo, como digo, seguro que será más barato que renovar toda una rotativa. Pues renovemos las rotativas de la web.

 

Un comentario en Fotoperiodismo y realidad virtual

  1. Hola! Cierto es lo que comentas sobre que es dificil tener a mano una Gafas de Realidad Virtual cuando necesitemos o nos apetezca ver algo. Pero la verdad es que si nos hubieran dicho que el concepto de Tablet triunfaría (teniendo smartphones y portátiles) o que el juego de los Pokemons Go revolucionaría el mundo, tampoco nos lo hubiéramos creído jejeje.
    Hay muchos usos que darle a la Realidad Virtual, seguro que con lo fascinante que es, alguno de ellos cuaja 😉
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *